Mesoterapia facial
145
page-template-default,page,page-id-145,bridge-core-1.0.4,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-18.0.8,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

Mesoterapia facial

La mesoterapia facial consiste en una técnica que se realiza mediante micro inyecciones.

Fundamentalmente utilizamos ácido hialurónico, sólo o combinado con silicio u otros productos, como vitaminas, DMAE, aminoácidos, etc.

El ácido hialurónico es una sustancia que se encuentra de manera natural en nuestro organismo, puesto que forma parte de numerosos tejidos y órganos de nuestro cuerpo como los cartílagos o la propia piel. A medida que nos vamos haciendo mayores, la presencia de esta sustancia va disminuyendo considerablemente y a los 50 años, por ejemplo, sólo nos queda un 50% de nuestro capital de ácido hialurónico. Esto provoca la pérdida de volumen y de firmeza y la aparición de arrugas, y por lo tanto el envejecimiento de la piel.

El ácido hialurónico, debido a su gran capacidad para atraer y retener agua, hidrata la piel en profundidad, además de que su aplicación periódica provoca la regeneración del colágeno propio. El glicerol potencia y mantiene el efecto hidratante del ácido hialurónico.

El silicio orgánico establece puentes con las fibras de colágeno, elastina y proteoglicanos, para estabilizar la arquitectura de los tejidos, favoreciendo su hidratación y estimulando su regeneración. Es un reestructurador interno del tejido cutáneo.
El DMAE es un potente tensor que aporta firmeza a la piel tratada.

Las vitaminas, oligoelementos y aminoácidos, nutren las células y consiguen una mayor luminosidad de la piel
Por tanto, la mesoterapia facial aplicada con regularidad, es uno de nuestros mayores aliados para el rejuvenecimiento facial.
Este tipo de técnica está aprobada por el ministerio de sanidad.
¿Cuántas sesiones se necesitan?

Los efectos son inmediatos, desde la primera sesión, pero para ver los mejores efectos necesitamos 3 o 4 sesiones, espaciadas 1 mes entre ellas. Después recomendamos continuar con una sesión cada 3 meses.
Por supuesto, esto es orientativo, ya que dependerá del tipo de piel y de la edad.


DISCLAIMER:

Como todo tratamiento médico los resultados obtenidos dependerán de múltiples factores: estado previo, genética, tolerancia, número de sesiones, etc.